EL LIDERAZGO ES UNO DE LOS TEMAS MÁS MAL ENTENDIDOS

En el diccionario del hombre. Pero está basado casi exclusivamente en la capacidad para dar e imponer órdenes.

Una orden o directiva es necesaria para crear coordinación de función y actividad sin la cual podría haber desacuerdo y confusión.

En una organización hay más de una persona funcionando. Al ser de rango comparable y tener diferentes propósitos (hats), las personas pueden entrar en conflicto y desacuerdo al faltar un plan, orden o directiva. Así que, sin órdenes, planes y programas, uno no tiene una organización. Uno tiene un grupo de individuos. En cartas de política anteriores vemos que un grupo compuesto únicamente de individuos no puede expandirse y permanecerá pequeño.

Por extraño que parezca, dicho grupo también permanecerá infeliz. Tendrá una afinidad baja con el público entre sí y si tú conoces el triángulo de la afinidad-realidad-comunicación1, te darás cuenta de que todos los tres puntos se caen al caer uno. Siendo el acuerdo la base de la realidad, encontrarás que un grupo de individuos estará en desacuerdo entre sí y tendrá una realidad baja con respecto a lo que hacen o qué proponer e incluso en qué hacer.

La mayoría de gente confunde un “barco en orden” con un barco severamente dirigido. La severidad real no tiene nada que ver con esto. La palabra correcta es positividad.

Si un grupo es dirigido por alguien cuyos programas y órdenes son muy positivos, entonces el grupo tiene una oportunidad de entrar en acuerdo con los demás; y así, su afinidad mejora y también su comunicación y realidad.

Por lo tanto, si uno no emite ningún tipo de órdenes, un grupo seguirá siendo un grupo de individuos, sin acuerdo entre sí, hará muy poco y permanecerá pequeño o por lo menos sin expandirse.

Memo, del mismo rango que Pepe, no puede darle una orden a Pepe n puede suceder lo contrario, por lo tanto no existen órdenes entre ellos. Si ocurren acuerdos ocasionales, pero como sus trabajos son diferentes, ellos tienden a estar en desacuerdo en lo que es importante. Una persona de posición superior a Memo y a Pepe puede darle una orden a los dos y ésta se vuelve la base de un acuerdo.

La orden ni siquiera tiene que gustarle a Memo y a Pepe. Si la siguen, ellos d este modo “están de acuerdo” con ella; y al estar de acuerdo con esto, también obtienen realidad y comunicación.

Incluso las órdenes consideradas deficientemente y dadas en enojo, si se emiten y se imponen, para un grupo son mejores que ninguna orden. Pero tales órdenes son el extremo inferior de la escala.

Las órdenes positivas impuestas, dadas sin emoción equivocada y hacia un logro visible, son la necesidad de un grupo, si ha de prosperar y expandirse.

El grupo está lleno de “buenos individuos”, pero esto no lo vuelve exitoso.

El grupo está lleno de planes. Esto no lo vuelve exitoso.

Lo que necesitan son órdenes positivas que conduzcan a un logro conocido. Pueden existir muchos obstáculos frente a ese logro, pero el grupo funcionará.